Hazte socio de radio solidaria

La tendencia del hombre es la auto-suficiencia, es decir el querer poder solucionar todos sus problemas sin ayuda. La mayoría de nosotros casi nunca pedimos ayuda, ya que esto es un “símbolo de debilidad”, pensamos.

Pocos son aquellos que solicitan ayuda y es que al hacerlo, nuestro orgullo se viene por los suelos, especialmente si en aquello que pedimos ayuda, la respuesta es algo obvio o demasiado fácil.

En el Antiguo Testamento, vemos que Israel & Judá tuvieron muchos reyes malos, y debido a esto eran fuertemente criticados por los Profetas que Dios levantaba, pero aun así, estos Profetas eran consultados. Por ejemplo.

Pero Josafat, rey de Judá, preguntó: —¿No hay aquí algún profeta del SEÑOR con nosotros? Si lo hay, podemos preguntarle qué hemos de hacer. —Eliseo hijo de Safat, que era siervo de Elías, vive cerca de aquí —respondió uno de los oficiales del rey de Israel. —Muy bien —respondió Josafat—. Él nos dará palabra del SEÑOR. Entonces los reyes de Israel, Judá y Edom fueron a consultar a Eliseo. —No quiero nada contigo —le dijo Eliseo al rey Jorán, de Israel—. Ve y pregúntales a los falsos profetas de tu padre y de tu madre. Pero Jorán le respondió: —No, porque es el SEÑOR quien nos ha traído aquí para ser destruidos por el rey de Moab. —Juro por el SEÑOR mi Dios que no me preocuparía por ti, si no fuera por la presencia del rey Josafat, de Judá —respondió Eliseo—. (2 Reyes 3:11-14 NBD)

David, el Rey conforme al corazón de Dios, casi siempre estuvo dispuesto a buscar la ayuda y el consejo de Dios y de los hombres. ¡Oh SEÑOR, muchos son mis enemigos! ¡Muchos están contra mí! Muchos dicen que Dios jamás me ayudará Pero, SEÑOR, tú eres mi escudo, mi gloria, tú mantienes en alto mi cabeza. Clamé al SEÑOR a voz en cuello, y él me respondió desde su monte santo. Luego me acosté y dormí en paz, y desperté a salvo, porque el SEÑOR velaba por mí. (Salmos 3:1-5 NBD)

El fracaso de muchos que deseaban seguir a Jesús, se debió a que eran personas (Fariseos, Ricos, etc.) que deseaban ser "ellos" los que llevaran el timón de sus vidas. Cristo es el único que puede manejar el barco de tu vida, de lo contrario, es muy posible que tu barca se hunda. .

Espacio del devocional de amigos con la participación de William Muñoz.