Hazte socio de radio solidaria

¿En qué enfocamos nuestras mentes normalmente? Las malas noticias, los escándalos y problemas llenan nuestros medios de comunicación y nuestras mentes. El apóstol Pablo nos anima a enfocarnos en las cosas de Dios, las cosas que son verdaderamente puras y dignas de alabanza, y que finalmente conducen a las mejores noticias que pueden ser reportadas —el venidero Reino de Dios.

No podemos esconder nuestras cabezas en la arena ante las malas noticias de la actualidad. Jesucristo nos dijo que vigilemos los acontecimientos mundiales y estemos apercibidos de los tiempos (Lucas 21:36; Mateo 16:3). Pero nosotros no tenemos que buscar hasta el más ínfimo detalle del más reciente escándalo. En lugar de eso nosotros podemos enfocarnos en las palabras de Dios y en las cosas justas y virtuosas que son las características de su Reino venidero.

Debemos meditar o “pensar en” (VRV) estas cosas con un propósito. “Pensar en—tener en alta estima, y por consecuencia ‘hacer’ estas cosas (v. 9)” (Comentario de Jamieson, Fausset y Brown acerca de Filipenses 4:8). Nuestros pensamientos deben guiar nuestras acciones. Los cristianos son llamados no sólo a meditar, sino a hacer.

Devocional presentado por William Muñoz.