Hazte socio de radio solidaria

La gratitud nos es más que el agradecimiento, reconocimiento de un favor o beneficio que se nos ha hecho. Cuando vamos a la Palabra de Dios nos damos cuenta que la acción de gracias es una actitud de alabanza a Dios y cuando entendemos esta verdad hacemos la gratitud un estilo de vida (La gratitud produce alabanza y adoración en el corazón del hombre Lucas 17:15 por eso el ingrato nunca alabará a Dios en el momento difícil, su alabaza siempre estará acondicionada a un sentimiento, o sea solo le dan gracias a Dios cuando todo está bien. Muchos no han entendido lo que significa ser gratos con Dios, por eso pasan su vida quejándose y echándole la culpa a Dios por todo lo que pasa en sus vidas sin saber que la mayoría de las cosas desagradables que pasan en sus vidas es a causa de su desobediencia, o sea las consecuencias de su pecado.

Es verdad que todos somos probados por Dios pero no pasamos la vida siendo probados, cuando Dios nos prueba es porque ha llegado el tiempo de ser promovidos, dependiendo de cómo respondas a la prueba, serás aprobado y reprobado. Todos sabemos que lo contrario de la gratitud es la ingratitud y cuando la ingratitud llega a nuestras vidas es porque hemos dejado de ser agradecidos.

Unas de las causas de la murmuración es la ingratitud, cuando alguien no es grato contigo con todo el favor que le extiendes a cada momento pues no te encuentres extraño que hable de ti a tus espaldas.

El pueblo de Israel era un ejemplo de esto, ellos murmuraban contra Dios a cada momento Éxodo 16: 7-9 por eso tentaron a Dios mucho tiempo Hebreos 3:8-9. Si llevo esta porción al mundo actual nos damos cuenta que tanto creyentes como no creyentes, tentamos a Dios a cada momento, hemos visto el favor de Dios todo el tiempo en nuestras vidas y aun así somos mal agradecidos.