Hazte socio de radio solidaria

“Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.” 2 Timoteo 2:3-4

Un buen soldado es aquel que no se limita a hacer lo mínimo por su comandante, sino más bien es el que le sirve con todo lo que es y tiene. Como cristianos, eso es lo que estamos llamados a ser. Las palabras de Pablo a Timoteo son sus órdenes de marcha al esforzarse en ser un buen soldado de Jesucristo.