Hazte socio de radio solidaria

No importa lo que está en el ambiente del lugar cuando lleguen o cómo se sienten en lo natural. Los líderes de alabanza deben estar convencidos de la Presencia de Dios con ellos, y desatar la unción que cambia el ambiente a un ambiente propicio para el mover del Espíritu Santo.

La meta no es llegar al punto en que todos puedan sentir la Presencia de Dios. El percibir la Presencia Manifiesta de Dios no es el fin; es apenas el comienzo. ¡Ahora sea sensible al Espíritu Santo y siga Su dirección!

Lo mismo se aplica a cada creyente en su tiempo de adoración individual. Dios desea moverse en su vida y por medio de su vida para bendecir a otros.

No sea influenciado por el ambiente que le rodea; ¡cambia el ambiente con su alabanza a Dios!

Tenemos que creer en la Presencia del Espíritu en nosotros antes de poder sentirlo. Aviva el fuego del don de Dios que está en usted, colabore con Dios para cambiar el ambiente, fluya con el Espíritu Santo y dé seguimiento.