Hazte socio de radio solidaria

El secreto de los gladiadores romanos para mantenerse en forma. Contrario a lo que uno podría imaginarse, la dieta de los gladiadores romanos era, mayormente, vegetariana, según un análisis de los huesos de varios luchadores hallados en un cementerio en Turquía.

El estudio, llevado a cabo por académicos de la Universidad Médica de Viena, en Austria y de la Universidad de Berna en Suiza, determinó que la dieta de los gladiadores estaba basada en granos y contenía muy poca carne.

Este brebaje era una suerte de tónico saludable, que ingerían para recuperarse tras una lucha o una sesión de entrenamiento.

Cenizas para ganar fuerzas “Consumían cenizas de las plantas para fortificar el cuerpo tras el ejercicio físico y para mejorar la reparación de los huesos dañados”, explica Fabian Kanz, del departamento de medicina forense de la Universidad de Viena.

Eran algo así como las tabletas de calcio y magnesio que tomamos hoy día, añade Kanz.

Esta conclusión fue alcanzada después de analizar los niveles de estroncio en el tejido óseo de los gladiadores.

Las muestras fueron tomadas de las tumbas de 22 gladiadores de hace 1.800 años en la ciudad romana de Éfeso, que hoy forma parte de Turquía.