Hazte socio de radio solidaria

HiCan: la cama del futuro tiene pantalla... Si tu cuenta bancaria no está rebosante y eres de los que goza viendo la televisión desde la cama, casi mejor que no sigas leyendo. Aunque ya habrás visto la foto. Estás perdido. HiCan es una cama inteligente que incluye una pantalla de 70 pulgadas.

La cama del futuro es un invento de la startup italiana Hi Interiors ‘Design Connects Life’. Con HiCan, explican, combinan diseño y tecnología, bajo el convencimiento de que esta unión puede hacer que las personas vivan mucho mejor. Este dispositivo inteligente de próxima generación es el primero que crean, pero amenazan con mucho más.

El aspecto de HiCan, absolutamente futurista, atrapa desde el principio, aunque es evidente que la pantalla de 70 pulgadas es lo que más impresiona a primera vista. Para que la experiencia cinematográfica sea completa, la acompaña un audio Home Theatre 4 + 1.

Controla la temperatura, la humedad o la calidad del aire

Pero las funcionalidades de esta cama del futuro de Hi Interiors van mucho más allá de su capacidad para convertirse en una sala de cine. Recuerda tus posiciones favoritas, tiene alarma incorporada y se integra con los sistemas de automatización del hogar.

Por si fuera poco, dispone de sensores que controlan la temperatura, la humedad, la calidad del aire, el nivel de ruido y la luminosidad. Pero es que hay más: mide tu frecuencia cardiaca y la cadencia respiratoria, generando registros históricos.

Diseña tu propia HiCan

En la página web de Hi Interiors tienes la opción de crear una HiCan a tu medida. En un gráfico en tres dimensiones podrás elegir las dimensiones -hay tres opciones disponibles-, también el color exterior, el de la madera interior, el del mueble que está debajo de la pantalla e, incluso, el de las cortinas, que pueden ser transparentes o, si quieres más privacidad, muy oscuras.

La pantalla se esconde cuando decides dormir y dispone de un sistema propio de altavoces y conectores USB. Por supuesto, tiene conexión a internet. HiCan, dice su creador, Edoardo Carlino, es una interpretación del clásico canapé. Eso sí, muy modernizado.