Hazte socio de radio solidaria

Consería familiar es un programa presentado por Carlos Matos, Doris Uvan, Adolfo Mazariegos y Estibaliz Andino. Dominio propio es un valor personal que debería formar parte del carácter de un ser humano; además según la Biblia, el dominio propio es el último de los frutos del Espíritu Santo de Dios y según el diccionario es poder, fuerza, autoridad o control que ejerce una persona sobre sí misma para hablar y accionar.

Actitud: El diccionario la define como la postura, la actitud mental, ó la disposición de una persona. Escuchamos mucho sobre la actitud mental positiva. La actitud es la disposición de la personas, buena ó mala.

Cuando conocemos a alguien podemos determinar fácilmente su estado mental por su actitud. “Dichosos los limpios de corazón,” está indicándonos que son mas que felices las personas que están en el estado de ánimo adecuado, prudente, estable, razonable y positivo Pero, ¿Cómo llegamos a ese estado de actitud mental positiva ó al estado de ánimo adecuado?

Primero: debemos hacernos cargo y tomar control de nuestra mente. Debemos disciplinarla y alimentarla con base en una dieta saludable de alimento para la mente (lo que vemos, oímos, hacemos y pensamos). Debemos desarrollarla dentro de un código ó creencias predeterminadas de acuerdo a lo que queramos que ella se convierta. La mente es similar al músculo, que se desarrolla haciendo ejercicio. Puede ser entrenado y disciplinado para funcionar de acuerdo a nuestra voluntad.

Segundo: debemos escoger nuestro destino; esto es, debemos escoger el volvernos algo, como por ejemplo personas positivas, felices y exitosas. La mente no puede ser positiva sin una instrucción ó sin una apropiada pista para correr. Se concentrará en algo; si no le damos dirección se irá por el camino que le brinde menor resistencia. Para ser felices, las cosas necesitan pasar. Para ser exitosos, necesitamos una meta. Para ser positivos necesitamos estar enfocados en “yo puedo” y “yo lo haré,” mientras estamos en nuestra misión de conectarnos con nuestro destino ya establecido.

Tercero: debemos mirar más allá del presente. En el camino de conseguir la felicidad ó el éxito, nos encontraremos con diversas situaciones Dentro de cada situación debemos ver el futuro que nos llevará un paso más cerca de nuestro objetivo. Esto nos trae esperanza y la esperanza nos estimula y nos motiva en las acciones para superar las situaciones. Cuando tenemos pensamientos desalentadores, debemos reconcentrarnos en nuestro objetivo y las recompensas al vencerlos.