Al establecernos un objetivo, tomamos una decisión y por ende tenemos que actuar.

Debemos proporcionarnos a nosotros mismos un mapa y pedirle al Señor que sea nuestra brújula.