Cuando el Espíritu Santo ha derramado el amor de Dios en nuestros corazones, empezamos a identificarnos conscientemente de los intereses y propósitos de Jesús para la vida de otras personas.