Mari Carmen Jiménez nos presenta este espacio en Radio Solidaria . En el programa de hoy, Mari Carmen nos hablará del aceite de oliva a través de la palabra de Dios.

En numerosas citas bíblicas hay evidencia de que el aceite de oliva es uno los símbolos más importantes dentro del cristianismo, conjuntamente con el agua, el vino y el pan. Sin embargo, una de las primeras veces en que se menciona al zumo de aceitunas es en el libro de Éxodo.

La mención tiene que ver con la preparación del aceite de la unción santa, en la que se tenían que utilizar otros ingredientes además del aceite de oliva, siendo algunos de ellos la canela, la mirra y la acacia. Con ese aceite se ungieron los primeros sacerdotes durante el peregrinaje del desierto.

Dios, a través de la ley muestra a Moisés que ese aceite se derramaría por todas las generaciones, bajo ciertas especificaciones.Este aceite dotaría de autoridad, responsabilidad y gloria a los sacerdotes. Estos honores se otorgarían luego a jueces y reyes confirmándoles el poder y la fuerza de Dios.

La tradición de ungir a los monarcas fue retomada en la edad media por los reyes francos, llamando a la ceremonia “consagración”. En ese entonces el aceite de oliva se almacenaba en una “ampolla sagrada”, que según cierta leyenda fue traída por un ángel durante el bautizo del rey Clodoveo.

Igualmente este aceite simboliza la sanación de las enfermedades, y es por esta razón que se implementaba como elemento de curación durante las ceremonias celebradas dentro de las catacumbas cristianas.