Hazte socio de radio solidaria

Mikel Díez nos comparte esta reflexión en este día Dios llama constantemente a sus hijos, pero la condición de cada corazón determina el resultado. Quienes tienen un corazón tierno y sensible escuchan su voz, y se rinden a Él en obediencia; pero quienes tienen un corazón endurecido resisten sus advertencias e instrucciones. Curiosamente, al escuchar la misma voz, la reacción de los creyentes será diferente.