Hazte socio de radio solidaria

José Jesús nos comparte esta reflexión en este día No te olvides que su amor es suficiente para curar nuestras heridas.

No te olvides que su provisión está al alcance de todos los que confían en Él.

No te olvides que su sangre nos limpia de todo pecado: ¡Adelante!

No te olvides que sus misericordias pasadas son una garantía para seguir confiando en sus misericordias de hoy y de mañana.

No olvides los favores de otros. Sé agradecido.