Hazte socio de radio solidaria

José Jesús nos comparte esta reflexión en este día La práctica cristiana debe ser coherente e íntegra. De una fuente no puede salir agua limpia y agua sucia a la vez. Si amamos a Dios verdaderamente, debemos ser lo suficientemente fuerte para dejar de pecar.

Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también armaos del mismo pensamiento; pues quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado. 1 Pedro 4:1