Hazte socio de radio solidaria

Todo el mundo ha tenido que sanar un corazón roto en algún momento de su vida. Programa dirigido por Carlos y Dorys Matos en Radio Solidaria.

Todo el mundo ha tenido que sanar un corazón roto en algún momento de su vida. Una ruptura es, al fin y al cabo, una herida momentánea en el «yo» más profundo.

Una fractura que queda impresa en un instante de nuestro ciclo vital, pero que no debe, ni mucho menos, determinar nuestro futuro. Ese tipo de golpes, al igual que los huesos rotos, sanan, pero eso sí, debemos sanarnos del mejor modo.

Los sentimientos de extrema tristeza afectan a tu mente y al resto de tu cuerpo. Lo hacen con fatiga, afecciones en el sistema inmune, extremo cansancio, aumento de la tensión, arritmias, etc. Este fenómeno ha sido estudiado por especialistas y se le conoce como el síndrome del corazón roto.

Sufrir un problema emocional puede afectar a la salud de diferentes formas, incluso aumenta la probabilidad de tener un ataque al corazón. En diversos estudios se ha visto que una persona depresiva y con problemas de corazón tiene muchas más probabilidades de morir que una persona que solo posea uno de los dos problemas.

Es algo que ha sido estudiado en profundidad por los especialistas. Así, los médicos han denominado a este problema con el nombre de miocardiopatía por estrés. Sin embargo, comúnmente, se le conoce como el síndrome del corazón roto.