Hazte socio de radio solidaria

Cumplamos nuestro deber, buscando seguir las luminosas huellas de nuestro Maestro. ¡Importante, es estar siempre con Él, y consecuentemente con nuestro Padre! Descubrir que Jesús tiene poder sobre la naturaleza. Aprender a confiar en Jesús y poner en marcha nuestra fe, especialmente en las situaciones difíciles. No olvidar que Jesús nos ama y somos importantes para Él. Jesús tiene que enseñar a sus discípulos quién es Él, cómo es Él y cuál es su misión. Y a la vez que les enseña, sus corazones y sus mentes van cambiando para comprender el amor, la misericordia, el perdón, el poder y la voluntad de Dios. Jesús enseñaba predicando con "sermones", con parábolas y con sus milagros. Jesús hizo muchos milagros. Cada persona que sanó o liberó cambió su vida después de encontrarse con Jesús. En cada uno de sus milagros hay una gran lección para los discípulos de aquel tiempo y para nosotros.

Hermanos queridos en Cristo Jesús: Hoy vamos a reflexionar sobre el milagro de "la tempestad calmada". reflexionemos: "Este día, al atardecer, les dice: «Pasemos a la otra orilla.» Despiden a la gente y le llevan en la barca, como estaba; e iban otras barcas con él. En esto, se levantó una fuerte borrasca y las olas irrumpían en la barca, de suerte que ya se anegaba la barca. Él estaba en popa, durmiendo sobre un cabezal. Le despiertan y le dicen: «Maestro, ¿no te importa que perezcamos?» Él, habiéndose despertado, increpó al viento y dijo al mar: «¡Calla, enmudece!» El viento se calmó y sobrevino una gran bonanza. Y les dijo: «¿Por qué estáis con tanto miedo? ¿Cómo no tenéis fe?» Ellos se llenaron de gran temor y se decían unos a otros: «Pues ¿quién es éste que hasta el viento y el mar le obedecen?» "(Mc 4, 35-41).