Hazte socio de radio solidaria

Posiblemente en la vida de algunos de nosotros las cosas aparentemente no están saliendo bien, hay dolor, hay sufrimiento, hay escasez, hay soledad, etc, parecería que todas las cosas están mal... Ser cristiano no ha sido fácil en ningún momento de la historia. En la actualidad en oriente medio la persecución de los cristianos es constante, cada día muere gente a causa de su fe (uno de los objetivos del Estado Islámico son los cristianos), y en el mundo occidental, ideologías como la del género y del derecho a decidir, persiguen ideológicamente a quien sea que no asuma su concepción del hombre y la mujer (matrimonio homosexual, el derecho a abortar, etc.).

En este sentido ser realista conlleva asumir los sufrimientos de hoy, no hacer la vista gorda a las dificultades que supone ser cristiano y estar dispuestos a aceptar las consecuencias de ser quienes somos.

Es importante situarse en comprender como es la dinámica entre la fe cristiana y el mundo, para no caer en la tentación de considerar la esperanza como un mero ideal que consiste en «confiar» en que todo saldrá bien y que los cristianos serán comprendidos y aceptados enteramente. Así evitamos tener lo que se conoce como «falsas esperanzas» que al defraudarnos puedan quitarnos la esperanza del todo.