Miguel Díez nos comparte esta reflexión en este día Cuanto más tiempo dedican los padres y los niños a sus dispositivos, menos tiempo de calidad pasan entre ellos.

Esta disminución en la interacción interpersonal sin pantallas está provocando: más insatisfacción entre las parejas, falta de comunicación entre padres e hijos y, en general, menos conexión como familia. En la familia es donde se hace posible el amor, el amor sin condiciones; los padres que inician la familia con una promesa de amor quieren a sus hijos porque son sus hijos, no en razón de sus cualidades. "La familia es un centro de intimidad y apertura".

Es en el seno familiar donde cultivamos lo humano del hombre, que es el enseñarlo a pensar, a profundizar, a reflexionar. Es en el ámbito de la familia donde el hombre aprende el cultivo de las virtudes, el respeto que es el guardián del amor, la honradez, la generosidad, la responsabilidad, el amor al trabajo, la gratitud, etc. La familia nos invita a ser creativos en el cultivo de la inteligencia, la voluntad y el corazón, para poder contribuir y abrirnos a la sociedad preparados e íntegros. El amor de la familia debe trasmitirse a la sociedad..

.