Miguel Díez nos comparte esta reflexión en este día La fe y la esperanza van de la mano, ambas forman parte del ser cristiano. Un cristiano no puede estar sin esperanza. Allí donde hay fe, también nace la esperanza.