Hazte socio de radio solidaria

El Señor vendrá inesperadamente, de repente, sin avisar, «como ladrón en medio de la noche». De ahí la importancia de estar siempre preparados, para que la nueva venida del Señor no nos sorprenda. Hay una manera de estar preparado, pero lo que no se puede hacer es especular cuándo será el día y la hora en que eso ocurrirá. Ningún ser humano sabe eso (Mateo 24:36, 25:13). Lo que sí sabemos es qué sucederá cuando ese día se acerque. Al estudiar Mateo 24 y Marcos 13, vemos que hay señales y eventos que empezarán a suceder, los cuales nos darán a conocer que Su Venida está cerca. En nuestras noticias diarias al igual que en esos pasajes bíblicos, se habla de guerras y rumores de guerras, hambruna, pestilencias y terremotos en muchos lugares.

A continuación te damos algunas instrucciones, no importa cuando sea el tiempo: Vela (Mateo 24:42; Marcos 13:37) y trabaja (Lucas 12:32-43). Mantente estudiando la Palabra para ser fuerte en la fe, e invierte tiempo en la oración. Cada creyente tiene una responsabilidad y un trabajo especifico para levantar la última cosecha de almas antes que el Señor regrese. Ésa es la mejor forma de estar preparado para recibir a Jesús en cualquier momento, pero haz planes para servirle por el resto de tu vida, porque sólo el Padre sabe el día en que Jesús regresará (Mateo 24:36).