Hazte socio de radio solidaria

Para lograr tener una vida más intensa, profunda y feliz es necesario renovar nuestro corazón desde sus raices, vivir no significa simplemente “irla pasando” y dejarnos arrastrar por la vida, por sus acontecimientos y sensaciones del momento. Renovar el Corazón – “Nadie echa vino nuevo a odres viejos, para el vino nuevo, odres nuevos” Mateo (9:16)

Esto tiene sentido ya que el vino nuevo con su fuerza podría reventar a los odres viejos, un vino nuevo es necesario ponerlo dentro de odres nuevos que resistan su fuerza.

Tomando esta parábola como ejemplo podemos llegar a la conclusión de que ponerle remiendos nuevos a nuestro corazón sirve de muy poco si es que este corazón nuestro lo tenemos envejecido y deteriorado.

Renueva tu corazón en lugar de remendarlo, Dios tiene el poder de renovar nuestros corazones siempre y cuando se lo permitamos, si reconocemos que lo necesitamos y nos entregamos a Él y permancemos constantes en la oración entonces veremos nuestra vida transformarse quizá poco a poco pero constantemente.

Pidámosle a Dios que en este tiempo de adviento su Amor logre renovar el corazón nuestro y el de nuestra familia.