Hazte socio de radio solidaria

El pástor de la Iglesia Cuerpo de Cristo Ramón Ubillos, nos comparte esta reflexión. Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos. (Proverbios 3:5-8)

El Señor sabe que nuestro propio entendimiento es corrupto - egoísta, centrado en si mismo. No importa que hayamos nacido de nuevo y que la sangre de Cristo se haya aplicado a nuestro corazón. ¡Nuestro razonamiento permanece poco fiable!

Dios ha dicho: "Porque mis pensamientos no son tus pensamientos, ni tus caminos mis caminos, dice el Señor. Porque como los cielos son más altos que la tierra, así son mis caminos más altos que tus caminos, y mis pensamientos que tus pensamientos" (Isaías 55:8-9).

Nuestro entendimiento humano es suspicaz, temeroso. Y muchas veces nuestro entendimiento se levanta y finge aún ser la voz suave y apacible del Espíritu Santo – ¡y empieza a descarriarnos!