Luis Miguel Santos nos comparte esta reflexión en este día La sabiduría práctica no es igual que el conocimiento o el entendimiento. Tener conocimiento es acumular información o datos, y tener entendimiento es saber cómo se relacionan esos datos entre sí.

Necesitamos orar a Jehová con sinceridad para acercarnos más a él (Prov. 3:5, 6). Cuando ponemos la mente y el corazón en lo que leemos en la Biblia y las publicaciones bíblicas, aprendemos a decidir bien, considerando las consecuencias a largo plazo de nuestras acciones. También debemos escuchar y aceptar el consejo que nos dan los hermanos de experiencia (Prov. 19:20). Si hacemos todo esto, en lugar de ponernos en “contra [de] toda sabiduría práctica”, la estaremos cultivando.