Las imágenes de alrededor de 200 montañeros haciendo cola para subir hasta el punto más alto de la cumbre del planeta, nos debería hacer reflexionar sobre varias cuestiones relacionadas con lo que hacemos y por qué lo hacemos. Las imágenes de alrededor de 200 montañeros haciendo cola para subir hasta el punto más alto de la cumbre del planeta, nos debería hacer reflexionar sobre varias cuestiones relacionadas con lo que hacemos y por qué lo hacemos.

Durante mucho tiempo se nos vendió la imagen épica de los hombres que arriesgaban sus vidas, para llegar hasta lo más alto del Everest. Se lo mostraba como un ejemplo de superación, cosa de auténticos seres superiores.

Pero de pronto, nos sorprendemos viendo como alrededor de 200 escaladores, hacen cola para hacer lo mismo que antes tenía el sobresaliente nivel de lo épico.

Si el Everest no ha cambiado, quiere decir que quienes hemos cambiado somos los hombres. Cuántas cosas hemos considerado valiosas, para de pronto advertir que no tenían el menor motivo para ser ponderadas.

Lo que antes fue importante lo deja de ser en un momento. Que está ocurriendo en el mundo?
Simplemente que cada día nos acercamos al final de los tiempos y podremos confirmar que lo bueno siempre será bueno y lo malo lo seguirá siendo, a pesar de nuestras torpes consideraciones.