Infelizmente cada vez que se produce un accidente, uno de los mayores problemas surge inmediatamente después. Y no es otra cosa que la morbosa atracción que ejercen los heridos o muertos, que quedan expuestos a los conductores y ocupantes de otros vehículos. Infelizmente cada vez que se produce un accidente en una autopista, uno de los mayores problemas surge inmediatamente después. Y no es otra cosa que la morbosa atracción que ejercen los heridos o muertos, que quedan expuestos a los conductores y ocupantes de otros vehículos.

Tan grave es el problema, que además de ocultar a quienes están siendo atendidos, se deben adoptar otras medidas para evitar que esa morbosa curiosidad deriven en nuevos accidentes, como ocurre con demasiada asiduidad.

Además de los obvios atascos que se producen cuando los conductores reducen la velocidad de sus vehículos, para poder mirar lo que ocurre en el lugar del accidente.

Un policía alemán con responsabilidades en las autopistas, resolvió actuar de manera contundente contra quienes ponen en evidencia su morboso interés por las víctimas de los accidentes.

El policía les pregunta: Quieres ver un muerto? Hacerle fotos? Cuando los curiosos se enfrentan con esta realidad, nuevamente son interrogados: No quieres verlo? Entonces por qué haces fotos?

Luego les informa que deben abonar una multa de 128,50 euro, por infringir las normas que regulan el tránsito en Alemania y especialmente aquellas que están relacionadas con el lugar de los accidentes.

Una lección que deberíamos aprender y que se debería imitar!