Hazte socio de radio solidaria

La Biblia nos advierte que llamaremos a lo malo bueno...y en cierto sentido lo estamos haciendo todos los días, cuando hablamos acerca de determinadas actitudes. La Biblia nos advierte que llamaremos a lo malo bueno...y en cierto sentido lo estamos haciendo todos los días, cuando hablamos acerca de determinadas actitudes.

Hay personas que hacen una exhibición casi obscena de su riqueza, de sus compras, de sus posesiones. Como si de esta manera pudieran ser más importantes o mejores.

Casi siempre quienes caen en estas actitudes los deportistas de élite, que de forma ostentosa, nos muestran todo lo que se puede hacer con el dinero.

En medio tanta vanidad, ha surgido un futbolista de élite, Sadio Mané, que habló de exactamente de lo que significa tener varios autos de precios exorbitados, de relojes de mucho valor.

Y para él, eso no significa nada comparado con entregar parte de sus importantes ganancias a hacer obras de bien a quienes lo precisan en su país, Senegal.

Es probable que para muchos esta actitud no pase de ser otra forma de exhibicionismo. Pero también recibirá el reconocimiento de quienes le damos al dinero el valor que tiene y no nos convertimos en sus esclavos.