Hazte socio de radio solidaria

Hace pocos días leí la sorprendente afirmación de que las cosas ocurrían, porque sí...porque ocurrían. Hace pocos días leí la sorprendente afirmación de que las cosas ocurrían, porque sí...porque ocurrían.

Este pensamiento tan sencillo me llevó a razonar como son las actitudes de muchas personas en el mundo, que no se toman ni siquiera la molestia de pensar acerca de lo que escuchan y luego repiten.

Esto significa que simplemente hay quienes aceptan que todo está sin ningún control y por tanto las cosas pueden suceder o no pueden suceder, libradas como se dice coloquialmente a su suerte.

Esta es una forma de ignorar la Autoridad del Eterno, que es el Creador de todo lo que vemos y de lo que no vemos y además también es no reconocer que es Jesús el que sostiene todas las cosas.

Siempre debo escudriñar lo que leo y lo que escucho, para no caer en la aceptación de falsas afirmaciones y para no ser responsable de desobediencia ante el Supremo.