Los especialistas del tiempo, comentan que las condiciones estarán inestables, cuando a lo largo del día puede haber momentos de sol y momentos tormentosos. Los especialistas del tiempo, comentan que las condiciones estarán inestables, cuando a lo largo del día puede haber momentos de sol y momentos tormentosos.

Esta clase de previsiones se asemejan bastante a lo que ocurre con mi vida, que en algunos períodos son de alegría y otros de incertidumbre y problemas. Son los tiempos en los que en el mundo se duda entre salir o no salir con paraguas a la calle. Lo mismo puedo decir cuando me arriesgo y me olvido que debo estar bajo el paraguas protector del Eterno.

Cuando asumo esos riesgos, es evidente que estoy confiando en mis propias fuerzas y también olvidando que la obediencia es la que asegura la protección de Dios.

La única certeza que puedo tener frente a las condiciones de mi vida provienen del Señor. Si los tiempos son buenos, en agradecimiento y si son malos, también de agradecimiento. Porque solo ÉL sabe que es lo mejor para mí, aunque me empeñe en contradecirlo.