Hazte socio de radio solidaria

La Biblia nos advierte con rotundidad acerca de los riesgos que corremos cuando obramos con displicencia, con ligereza en los momentos importantes de nuestra vida. La Biblia nos advierte con rotundidad acerca de los riesgos que corremos cuando obramos con displicencia, con ligereza en los momentos importantes de nuestra vida.

Nos advierte para que no seamos sorprendidos por los ataques del enemigo, que con toda seguridad se producirán, en la misma proporción en la que obremos cumpliendo los Mandatos que hemos recibido.

Puedo tener y lo digo por experiencia personal, la más completa seguridad de que el enemigo intentará afectarnos, en el momento mismo en que seamos fieles a Dios y por lo tanto contrarios a sus nefastas intenciones.

Esta advertencia no es para despertar temor, sino todo lo contrario, es un llamado de atención para que busquemos de obrar siempre con la cobertura poderosa de la Sangre de Jesús.

No es solamente una cuestión personal sino que es mi obligación, la de guardarme y la de pedir cuidado de mis amados allí donde se encuentren, al Único que nos puede dar la seguridad de que el mal puede ser derrotado, si dejamos que ÉL libre nuestras batallas y no obremos desaprensivamente.