Hazte socio de radio solidaria

La bacteria que amenaza con dejar en el paro a 300.000 personas.

Hay 20 pestes letales golpeando como arietes las puertas de Europa. Su entrada es inminente. “La gente no es consciente de la amenaza. Hay una inconsciencia absoluta”, alerta el ingeniero agrónomo Emilio Rodríguez Cerezo. La Comisión Europea publicó hace tres semanas la lista de estas 20 plagas prioritarias. Son enemigos de las plantas.

Como el temible dragón amarillo —provocado por una bacteria de origen asiático que ha arrasado el 72% de la producción de naranjas para zumo en EE UU en la última década— y el escarabajo asiático de antenas largas, que podría destruir el 5% de los árboles de especies como el fresno, las hayas y los abedules, según la Comisión. Solo una de las bacterias, la Xylella fastidiosa, pone en riesgo unos 300.000 puestos de trabajo, según la UE.

“Se habla mucho del impacto agrícola, pero también hay un impacto social y cultural muy importante”, advierte Rodríguez, del Centro Común de Investigación, el servicio científico interno de la Comisión, con sede en Sevilla.

Su equipo ha elaborado una nueva metodología para calcular el posible daño causado por estas plagas, incluyendo por primera vez dimensiones menos tangibles, como el paisaje, el patrimonio cultural y las denominaciones de origen. El dragón amarillo, avisa Rodríguez, también podría arrasar los emblemáticos naranjos de la Alhambra de Granada.

Los científicos de la Comisión Europea han identificado 10 lugares españoles declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO y con plantas amenazadas por alguna de las 20 plagas prioritarias. La bacteria Xylella fastidiosa, bautizada “el ébola de los olivos” en la prensa, y el propio dragón amarillo, ambos sin tratamiento, son los más inquietantes. Su sombra planea sobre los paisajes del Camino de Santiago y sobre los patios de naranjos de la catedral de Sevilla y de la mezquita de Córdoba. Y el gusano de la manzana (Rhagoletis pomonella) también podría afectar al entorno de los monasterios de San Millán de la Cogolla, en La Rioja, según detalla la ingeniera agrónoma Berta Sánchez, coautora de la nueva metodología.

“El impacto económico, medioambiental y social de estas plagas en el territorio de la UE es de máxima gravedad”, advierte la Comisión, que también ha trabajado con la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Los Estados miembros deberán blindar las fronteras europeas contra estas 20 pestes, tener preparados planes de erradicación y lanzar campañas de información a los ciudadanos.

El llamado “ébola de los olivos”, según recuerda Rodríguez, ya se ha introducido varias veces en Europa a lomos de plantas ornamentales de café procedentes de Costa Rica. “Con la globalización, es casi imposible parar esto. El escenario que contemplamos es que las plagas entrarán, pero hay que intentar retrasar ese momento el tiempo que sea posible”, explica el ingeniero agrónomo.

El escarabajo Aromia bungii, una plaga nociva para los árboles frutales en China, se detectó por primera vez en España en julio de 2018, en la localidad gallega de Caldelas de Tui. La mosca oriental de la fruta, nativa de Asia tropical y perniciosa para los cítricos, se extiende por África y se observó por primera vez en Europa a finales de 2018, en el sur de Italia. El nematodo de la madera del pino ha provocado brotes recientes en As Neves (Pontevedra) y Lagunilla (Salamanca). La falsa polilla de la manzana, originaria de Etiopía, se localizó en Holanda en 2009. Y la mancha negra de los cítricos, causada por un hongo típico de regiones subtropicales, ya ha aparecido en Túnez y puede dar el salto a Europa en cualquier momento.