Hazte socio de radio solidaria

Delirio consumista en el Día del Soltero chino.

Como cada 11 de noviembre, la fecha con más unos del año, China se entregó este lunes a la pasión consumista del Día del Soltero, la mayor jornada de ventas por internet del mundo por sus gangas y promociones. En un solo día, el gigante del comercio electrónico Alibaba facturó 268.400 millones de yuanes (34.690 millones de euros), superando ampliamente otros jornadas similares como el «Black Friday».

Ni la guerra comercial con Estados Unidos ni la ralentización de la economía logran frenar el ansia consumista de los chinos a golpe de ratón, o de «click» de sus móviles. Cuando solo había pasado un minuto de la medianoche, se superaba la cifra simbólica de los mil millones de dólares (7.000 millones de yuanes) en el marcador electrónico instalado en su sede de Hangzhou por Alibaba, inventor de esta jornada a la que se suman otras marcas como JD.

En 17 minutos, la mitad de tiempo que el año pasado, se rebasaba la facturación de 2014: 57.100 millones de yuanes (7.400 millones de euros). Y a la hora ya se había llegado a los 84.000 millones de yuanes (10.885 millones de euros), en buena medida por los pedidos reservados desde hace tres semanas.

Al mediodía (cinco de la madrugada, hora peninsular española), las ventas a través de Alipay, el modo de pago electrónico de Alibaba, ascendían a 184.540 millones de yuanes (23.913 millones de euros). Cuando faltaban siete horas y media para el fin de la jornada, se batía la facturación récord del año pasado: 213.500 millones de yuanes (27.630 millones de euros).

Creado en 2009 como respuesta al Día de San Valentín para que los solteros curaran su falta de amor con las compras, esta jornada se ha convertido en una orgía consumista que resume la evolución económica y social de China. Con una clase media de 300 millones de personas y 800 millones de internautas, China lidera las ventas mundiales por internet, efectuadas sobre todo con el móvil.

Apoyándose en la abundancia de artículos baratos que se fabrican en este país, han proliferado las plataformas de comercio electrónico, que emplean a legiones de repartidores por unos exiguos salarios y producen montañas de paquetes que este año han sido algo más reciclables. Solo en este día, en China se vende bastante más de lo que muchas multinacionales facturan en un año o que el Producto Interior Bruto (PIB) de un centenar de naciones.

Procedentes de 78 países, 200.000 marcas ofrecieron de todo a los más de 600 millones de clientes que tienen las plataformas Tmall, Taobao y AliExpress para el extranjero: desde ropa y móviles hasta coches. De España participaron un centenar de empresas y volvieron a destacar las de estética y alimentación.

Con el fin de animar las compras, una de las «influencers» más populares de China, Viya, vendió en directo durante todo el día en su canal de internet, donde entrevistó a Kim Kardashian para promocionar sus perfumes. En Shanghái, la famosa cantante Taylor Swift cantó en una gala musical a mayor gloria del consumismo cibernético creado por Daniel Zhang, quien en septiembre sucedió al magnate Jack Ma al frente de este nuevo imperio chino de las compras.