Hazte socio de radio solidaria

El noroeste de España se enfrenta a su condena final: la tercera gran despoblación.

España sufrió en 2018 el mayor número de defunciones desde 1941 con más de 427.000 muertes. El envejecimiento de la población acelerará esta tendencia en las próximas décadas provocando una pérdida natural de población que amenaza con ser dramática en algunas regiones. Será la tercera gran despoblación del cuadrante noroeste de España y, además, será la más dramática.

Primero fue el éxodo rural, que supuso la emigración de trabajadores precarios y después el éxodo urbano, de jóvenes con estudios pero sin renta. Pero esta tercera despoblación impactará directamente sobre la principal fuente de recursos de estas regiones: las pensiones. La muerte de los jubilados cortará el flujo de dinero hacia estos municipios, lo que será la sentencia de muerte para el consumo y, por extensión, para su economía.

En España hay ya 743 municipios que tienen más del 30% de su población por encima de 75 años. Eso significa que en los próximos años se dispararán sus tasas de mortalidad. Están a las puertas de su tercera gran despoblación. Estos municipios se concentran en el cuadrante noroeste de España, que va desde Soria hasta A Coruña, precisamente las regiones que en su momento se vaciaron de jóvenes y que ya solo pueden vaciarse de mayores.