Hazte socio de radio solidaria

Tres jóvenes lazarillos de sus vecinos mayores en tiempos de coronavirus.

En Barcelona, desde que empezó el confinamiento de la población por la expansión del coronavirus, se han abierto grupos de Whatsapp y de Telegram formados por jóvenes solidarios que se ofrecen a hacer favores a sus vecinos de mayor edad, población de riesgo a la hora de contraer el virus, y evitar así que salgan a la calle y se expongan a un contagio que comprometa sus vidas.

Les tiran la basura, les compran alimentos básicos en los comercios abiertos, les pasean al perro o les consiguen medicamentos en la farmacia, todo ello de forma altruista.

Entre los grupos de vecinos auto organizados que están emergiendo en la capital catalana está el autodenominado Colze a Colze (codo a codo en catalán) cuyos integrantes se ofrecen además a cuidar a niños en caso que sus padres tengan que acudir al lugar de trabajo de forma presencial.

Toda ayuda es poca en una ciudad con una población envejecida en la que los cálculos municipales cifran en 90.000 las personas mayores que viven solas y en 100.000 las que son usuarias del servicio de teleasistencia. De las 45.000 personas vulnerables que atiende Creu Roja Catalunya gran parte son ancianos.

En el barrio de Provençals del Poblenou, en Sant Martí, Marc, Hazel y Luha, tres compañeros de piso y estudiantes de 24, 20 y 22 años respectivamente, se han erigido en lazarillos de las personas de avanzada edad del bloque en el que viven. Tenían conocimiento de uno de estos grupos activos por redes en el vecino barrio del Clot de Barcelona pero el pasado domingo decidieron echar una mano en su propia comunidad de vecinos colgando un cartel ofreciendo su ayuda y dejando un teléfono de contacto. Era el segundo día de confinamiento forzoso de la población.

Conocen bien a muchos de estos mayores del bloque. Son chicos sociables que, a pesar de la diferencia de edad de casi medio siglo que le separa de ellos, no dudan en darles conversación al subir en el ascensor o al colgar la ropa en el patio de luces.