Hazte socio de radio solidaria

2.600 millones de personas instadas a confinarse por pandemia.

Un tercio de la población mundial quedará bajo órdenes de confinamiento este martes debido a la pandemia de coronavirus que ya mató a unas 17.000 personas y que obligó a postergar los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, algo solo con precedente en ambas guerras mundiales.A medida que el nuevo coronavirus se expande, otros países van sumando órdenes de cuarentena, aislamiento o toque de queda, y este martes fue el primer ministro indio, Narendra Modi, quien ordenó el confinamiento total en ese país de 1.300 millones de habitantes durante tres semanas.

"A partir de medianoche, todo el país está confinado. Para salvar a India, para salvar a cada ciudadano, a ustedes, a sus familias", dijo el jefe del gobierno indio en un discurso televisado.La decisión del gobierno del segundo país más poblado del planeta eleva a 2.600 millones el número de personas que están sujetas a órdenes más o menos estrictas de confinamiento, es decir uno de cada tres seres humanos.

Las medidas de confinamiento dejaron por ejemplo al 95% de los niños en Latinoamérica y el Caribe -unos 154 millones- sin escuela.Con el telón de fondo de cada vez más megalópolis alrededor del mundo vacías como en las obras de cine catástrofe, este martes se resolvió inevitablemente postergar los Juegos Olímpicos de Tokio-2020.La gravedad de la medida está reflejada en que en la historia moderna las citas olímpicas solamente se cancelaron durante las dos guerras mundiales.

Para "salvaguardar la salud de los deportistas" y de todos los participantes en el mayor evento del planeta, "el presidente del COI (Comité Olímpico Internacional) y el primer ministro de Japón han concluido que los Juegos Olímpicos de Tokio deben ser reprogramados" a más tardar en el verano boreal de 2021, anunciaron en un comunicado.Inmediatamente se suspendió el relevo de la antorcha olímpica por Japón, que debía comenzar el jueves en la región de Fukushima, devastada en 2011 por un terremoto y un tsunami que provocó un accidente nuclear.

- China flexibiliza medidas

Pero mientras gran parte de la humanidad era instada a quedarse en casa, China --origen de la pandemia y precursora en poner en cuarentena a decenas de millones-- se dispone a levantar parte de las restricciones.

A partir del miércoles, los habitantes sanos de la provincia central de Hubei podrán moverse libremente. Pero los de Wuhan, ciudad origen de la pandemia y aislada desde finales de enero, deberán esperar al 8 de abril.China registró el martes 78 nuevas muertes por el coronavirus, pero son casi exclusivamente de personas llegadas del extranjero.

"Espero con impaciencia la libertad", dijo un residente a la AFP, subrayando que tras dos meses de confinamiento "la gente está bajo una inmensa presión".En total, la pandemia ya ha matado a 16.961 personas en el mundo desde diciembre y el número de contagios oficialmente registrados llega a 386.350 en 175 países y territorios, según cifras de la AFP.

El número de casos reales puede ser mucho mayor ya que en la mayoría de países sólo se realizan pruebas de diagnóstico a los pacientes más graves. - Esperanza en Italia - La pandemia se está "acelerando", advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS) y llamó a los gobiernos a multiplicar las cuarentenas para evitar que sus sistemas sanitarios estallen.Este martes también se sumaron al encierro obligatorio 66 millones de británicos.

"No deben encontrarse con amigos, si les piden que salgan deben decir que no", insistió el primer ministro Boris Johnson en un solemne mensaje televisado.En un país receloso de sus libertades civiles, solo se podrá salir de casa para hacer la compra, un poco de ejercicio físico o ir al trabajo si es "absolutamente necesario". Solo o de a dos.

Tienen sin embargo más suerte que en España, donde cualquier actividad deportiva exterior puede ser sancionada con multas.Solo el lunes, el día más mortífero desde el comienzo de la pandemia, fallecieron en España 514 personas, elevando el balance de víctimas hasta los 2.696 muertos, según las cifras divulgadas el martes.Muestra del caos reinante, el ejército español fue encargado de intervenir en las residencias de ancianos tras descubrirse cadáveres en estos establecimientos, y también ancianos abandonados.España es el segundo país más castigado de Europa por detrás de Italia, donde dos días consecutivos de reducción en el número diario de muertos daba la tímida esperanza de una tendencia positiva y la confirmación de que quedándose en casa se puede vencer al virus.

- Sanciones

Irán, otro de los países más afectados, anunció el martes 122 nuevas muertes, lo que lleva el balance oficial total a 1.934 fallecidos.En este contexto, la alta comisionada de la ONU para Derechos Humanos, la chilena Michelle Bachelet, llamó desde Ginebra a flexibilizar o suspender las sanciones impuestas a este país y otros como Corea del Norte, Cuba o Venezuela.

En Cuba se decidió aislar a partir del martes en hoteles a unos 32.000 visitantes extranjeros, para impedir contagios, mientras aguardan vuelos de retorno a sus países.Cada gobierno busca estrategias, así Paraguay anunció que garantizará las provisiones de hidroxicloroquina, un medicamento que podría ser efectivo contra el nuevo coronavirus.

- Los negocios

Paradójicamente y en línea con una serie de anuncios ambiguos y contradictorios, Estados Unidos decidió volver a abrirse "muy pronto" al mundo de los negocios, anunció Donald Trump el lunes por la noche."No podemos dejar que el remedio sea peor que la enfermedad", declaró en un intento de vitar que el coronavirus dé al traste con la economía estadounidense y tal vez con su reelección.

En todo el mundo los gobiernos y los bancos centrales destinan miles de millones de dólares a una economía global paralizada por la pandemia.Solo en el sector aéreo podría costar 252.000 millones de dólares de ingresos este año, advirtió la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), multiplicando por dos sus cálculos precedentes.Se hará "todo lo necesario" para salvaguardar la economía y los empleos, prometieron este martes los ministros de Finanzas y jefes de los bancos centrales del G7.