Hazte socio de radio solidaria

El cerebro controla el habla, pero no cómo pensábamos hasta ahora. Investigadores alemanes han descubierto que la manera en la que actúa nuestro cerebro a la hora de hablar no es cómo pensábamos: no es sólo el hemisferio derecho el que analiza cómo hablamos, el hemisferio izquierdo también cumple un papel importante.

Hablar requiere ambos lados del cerebro. Cada hemisferio se encarga de una parte de la compleja tarea de formar sonidos, modular la voz y monitorear lo que se ha dicho. Sin embargo, la distribución de las tareas es diferente de lo que se ha pensado hasta ahora, como ha descubierto un equipo interdisciplinario de neurocientíficos y fonólogos de la Universidad Goethe de Frankfurt y del Centro Leibniz de Lingüística General de Berlín, ambos en Alemania.

Hasta ahora, se había asumido que la palabra hablada surgía en el lado izquierdo del cerebro y es analizada por el lado derecho. Así, se pensaba que al pronunciar una palabra era el lado izquierdo del cerebro el que controlaba la función motora de los articuladores, como la lengua, mientras que el lado derecho analizaba si el sonido producido sonaba realmente como nosotros pretendíamos.

La división del trabajo, en realidad, sigue diferentes principios. "Mientras que el lado izquierdo del cerebro controla aspectos temporales como la transición entre los sonidos del habla, el hemisferio derecho es responsable del control del espectro de sonido", explica Christian Kell, del Departamento de Neurología de la Universidad de Goethe, en declaraciones recogidas por Neuroscience News.

"Cuando dices 'mother' en inglés, por ejemplo, el hemisferio izquierdo controla principalmente las transiciones dinámicas entre 'th' y las vocales, mientras que el hemisferio derecho se encarga principalmente los sonidos en sí mismos". Esto se ha demostrado en una serie de voluntarios que hablaban mientras sus actividades cerebrales se registraban mediante imágenes de resonancia magnética funcional.