Hazte socio de radio solidaria

El experimento crucial con el que Isaac Newton derrocó el mundo antiguo y le dio paso a la ciencia moderna. En 1664, Isaac Newton fue a una feria rural cerca de Cambridge, Inglaterra, y compró un par de prismas. Con ellos, un rayo del Sol y su ingenio desentrañó un misterio que había desconcertado a generaciones de científicos: la naturaleza de la luz.

Sus ideas no solo transformaron nuestro conocimiento de lo que vemos, sino que revolucionaron la forma en la que nos comunicamos.

Y el prisma y sus colores del arco iris se han convertido en una imagen artística cautivadora.

Pero ¿cómo descubrió las propiedades reales de la luz?

¿Y cómo su trabajo se convirtió en una gran influencia en la ciencia y el arte durante siglos?

¿Por qué la comprensión de la luz era tan importante para Newton?

Una respuesta es que se dio cuenta de que solo podíamos ver y examinar la naturaleza gracias a la luz, por lo que quería investigar el medio que hacía posible todos los otros quehaceres científicos.

Otra, es que nadie más había logrado revelar su secreto.

Los científicos habían estado investigando las propiedades de la luz durante 2.000 años.

Sabían que la luz viaja en línea recta y que vemos los objetos debido a los rayos de luz que rebotan en ellos.

Pero se pensaba que la luz del Sol blanca era pura y sospechaban que los colores debían ser una modificación de ella.

Para él, esa explicación no era satisfactoria.