Hazte socio de radio solidaria

El libro de Jonás es un libro muy corto de 4 capítulos en el que vemos cómo DIos le avisa a Jonás que era uno de sus profetas, la decisión de destruir Nínive una ciudad en la que reinaba el pecado y la maldad, pero la actitud de Jonás fue contraria a lo que DIos le indicó ya que huye en una nave a Tarsis y es allí donde empiezan sus problemas.

Las actitudes de nuestro corazón son esas decisiones que tomamos quizás algunas veces apresuradamente movidos por emociones y sentimientos que nos llevan como primera cosa a apartarnos de la voluntad de DIos y de su presencia.

El enojo es un sentimiento que puede ser como una semilla en el corazón, pero que si no lo arrancamos de raíz, puede ir creciendo poco a poco hasta que llegamos a hacerlo parte de nuestra personalidad y entonces actuamos con enojo y la misericordia y la compasión desaparecen de nuestra forma de ser.

Jonás evidentemente era un hombre de Dios, era un profeta de DIos, El Señor hablaba con Él y le hacía partícipe de sus planes, dándole palabra de exhortación para que Su pueblo cambiara el rumbo y volvieran sus caminos a DIos, sin embargo a pesar de ser Jonás un hombre de Dios, todavía moraba en él sentimientos contrarios a lo que al Señor le agrada, como lo es el enojo.

Jonás se vio envuelto en una gran tempestad y fue echado al mar y esa prueba tan fuerte le hizo recapacitar de su actitud, pero no quitó el enojo de su corazón en el capítulo 3 dice la palabra que Jonás, clamó a Dios y pide que tenga compasión de él y es expulsado por el pez, va por fin a Nínive en obediencia a Dios y estuvo recorriendo la ciudad en tres días ya que era una ciudad grande, no sabemos exactamente en qué actitud Jonás recorrió esa ciudad, pero obedeció a lo que DIos le había dicho y el pueblo de Nínive se arrepintió, proclamó ayuno y pidió perdón al Señor. Jonás 3:10 dice: "Y vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino; y se arrepintió del mal que había dicho que les haría, y no lo hizo."