Hazte socio de radio solidaria

Muchas veces huimos del compromiso, en esta historia vemos dos hijos uno aparentemente comprometido y el otro que huye de la carga que su padre le da, sin embargo el primero solo fue una gran apariencia pero en realidad no cumplió con su palabra y el segundo en apariencia fue desobediente pero al final si se comprometió e hizo la voluntad de su padres. .

Cuál es nuestra actitud? El Señor nos llama a ser personas de compromiso con un corazón dispuesto a hacer, servir y cumplir con lo que Dios ha puesto en nuestras manos. .

Un compromiso es una obligación contraída, una palabra que hemos dado o una promesa que debemos cumplir y necesitamos que nuestro compromiso siempre sea constante, para que nuestro ánimo no decaiga y para que otros puedan ver una actitud diferente en nosotros, una actitud que muestra que conoce a Dios y que lo manifiesta en todos sus actos..

Según un estudio estadístico hecho por la Universidad de Scranton en Pensilvania observó la forma de actuar de 200 personas por un período de dos años partiendo de los nuevos propósitos de Año Nuevo. Tristemente al final la estadística reveló que solo el 8% de la gente observada, logró cumplir sus propósitos, cumplió con sus compromisos y terminó lo que había comenzado. Los datos son reveladores, pero también nos deben hacer reflexionar si en nosotros hay ese compromiso o abandonamos pronto lo que hemos pensado hacer o fallamos frecuentemente cuando asumimos un compromiso con algo.

A veces pensamos que hacer un compromiso es algo muy grande en situaciones grandes, pero el día a día cuenta como un compromiso de vida primeramente con Dios y luego con todas las cosas que Dios ha puesto en nuestras manos. EL Señor viene a nosotros como ese padre que pide que hagamos algo y a veces rápidamente decimos SI voy y lo hago, pero ya sea voluntaria o involuntariamente nos involucramos en otras cosas y al final terminamos fallando con la palabra que hemos dado y no hacemos lo que nos han dicho.

En nuestro corazón debe haber esa actitud de tener un CORAZÓN COMPROMETIDO que habla verdad y hace verdad, que dice si y también sus actos lo dicen, estamos rodeados de una sociedad que muchas veces está llena de apariencias, personas que aparentan ser una cosa pero luego cuando viene el momento de probar sus palabras, son completamente diferentes a lo que un día dijeron.