Hazte socio de radio solidaria

Hoy hablaremos de una actitud en el corazón de un hombre que infundió siempre ánimo a su pueblo y que aunque tuvo mucha oposición Dios le usó para poder restaurar los muros de Jerusalén y las puertas que estaban destruidas por sus enemigos, estamos hablando de Nehemías, quien siempre tuvo una actitud de ánimo y fortaleza en Dios para hacer lo que Él le había mandado a hacer, una actitud en el corazón: ¡No me rendiré! Nehemías era copero del Rey y cuenta la historia en Nehemías 2 que pide permiso al Rey para ir con su pueblo y animarles a reconstruir los muros, luego de estar alli 3 dias salio de noche y se dio cuenta que los muros de Jerusalén estaban derribados y sus puertas consumidas por el fuego. El llevaba muy claro en su corazón que él junto con el pueblo levantarían los muros, pero no se lo declaró a nadie, él no había contado a nadie la razón por la que el se encontraba en Jerusalén, entonces le declara lo que van a hacer y les dice en el verso 17 y 18:

"Vosotros veis el mal en que estamos, que Jerusalén está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego; venid, y edifiquemos el muro de Jerusalén, y no estemos más en oprobio. Entonces les declaré cómo la mano de mi Dios había sido buena sobre mí, y asimismo las palabras que el rey me había dicho. Y dijeron: Levantémonos y edifiquemos. Así esforzaron sus manos para bien."

Todo iba bien hasta que 3 hombres Sanbalat, Tobías y Gesem escucharon y les dijeron palabras que trajeron desanimo a su corazón. Debemos recordar que cuando deseamos con todo el corazón salir adelante, comenzar de nuevo, tomar nuevas fuerzas y ánimo, siempre habrá personas que querrán derrumbar nuestros sueños, sepultar nuestra fe y enterrar nuestra esperanza.

El profeta Nehemías había llegado a ver en qué estado se encontraba Jerusalem, todo estaba consumido por el fuego, pero en su corazón estaba la certeza que Dios estaba con ellos y El mismo Dios les levantaría otra vez, les sacaría del oprobio en el que sus enemigos habían dejado aquella ciudad y trabajarían para edificar otra vez el muro.

Durante todo el año siempre nos llevamos desilusiones, decepciones, cosas que vienen a desanimar nuestro corazón, pero debemos tener esa actitud en el corazón de no rendirnos, ver hacia adelante y declarar lo que El Señor puede hacer con nosotros.

Nehemías les responde con esa actitud de la que debemos aprender hoy: Nehemias 2:20 dice " Y en respuesta les dije: El Dios de los cielos, él nos prosperará, y nosotros sus siervos nos levantaremos y edificaremos, porque vosotros no tenéis parte ni derecho ni memoria en Jerusalén.

Todos tenemos un Sanbalat, un Tobìas y un Gesen y si no tenemos a los tres, seguro tenemos alguno que quiere seguir viendo desánimo en nosotros, que quieren vernos hundidos y sin fuerzas. El enemigo quiere vernos destruidos y sin esperanza. Muchas veces son personas las que quieren apagar el fuego en nosotros, algunas veces son nuestros propios pensamientos negativos que nos hacen pensar que no podemos lograrlo, que no podemos volver a edificar y levantarnos.

En tiempos en los que sólo vemos dificultades, problemas, enfermedades, situaciones críticas, circunstancias que nos roban las fuerzas, la fe y el ánimo, debemos declarar como lo hizo Nehemías, no importa el menosprecio a nuestro trabajo, a nuestra vida, a nuestro esfuerzo, no importa la burla, el escarnio, la crítica o los malos pensamientos, porque El Dios de los cielos, nos prosperará, El mejorará cualquier situación, él permitirá que las cosas vayan progresando día a día, El nos ayudará y tendremos bendición otra vez, nosotros sus siervos nos vamos a levantar, vamos a edificar, trabajaremos nos esforzaremos y veremos Su gloria!