Hazte socio de radio solidaria

Bernabé tiene muchas actitudes de las que podemos aprender, es de los primeros cristianos que se menciona en la Biblia y la primera vez que su nombre aparece el libro de Hechos cuenta cómo vivían los primeros cristianos, quienes tenían todas las cosas en común, que deban testimonio de la resurrección de Jesús, donde no había necesitados, donde todos vendían sus heredades y los apóstoles lo repartían según su necesidad en Hechos 4:36 dice:

"Entonces José, a quien los apóstoles pusieron por sobrenombre Bernabé (que traducido es, Hijo de consolación), levita, natural de Chipre, como tenía una heredad, la vendió y trajo el precio y lo puso a los pies de los apóstoles."

Su primera actitud mencionada en la biblia fue una actitud de amor, de entrega y de sencillez, vendiendo una heredad y poniendo el precio a disposición de los apóstoles, Bernabé tenían un corazón dispuesto a dar a Dios lo que hiciera falta, la palabra dice que tenía una heredad, no tenía muchas y solo se desprendió de una, sino que lo que tenía una y lo que tenía lo entregó para El Señor, seguramente Bernabé ya era muy conocido por otras actitudes bonitas que les llevaron a sus hermanos en la fe a llamarle "hijo de consolación" y además de ello pues dio ejemplo entregando todo para la obra y expansión del reino de Dios.

Ahora pensando en nosotros, cómo son nuestras actitudes diarias con las que enfrentamos este nuevo año 2020? Si las personas tuvieran que definirnos por un nombre que no fuera el nuestro, cómo nos llamarían? Qué sobrenombre o apodo nos pondrían? Es una pregunta muy interesante que personalmente deberíamos hacernos y reflexionar en nuestra forma de actuar con los demás y cómo se nos conoce.

Seríamos un hijo o una hija de consolación como dice la palabra que era Bernabé, si las personas no te llamaran por tu nombre Maria, Juan, Jorge, Marta, cómo te dirían? Gozo, paciencia, bondad, ánimo, esforzada, trabajadora, lleno de fe? O nos llamarían recordando en nosotros actitudes como Desánimo, queja, amargura, enojo, tristeza o sin fuerzas? Es importante que reflexionemos en esto ya que Dios quiere usar nuestras vidas para impactar a otros y por medio de nuestra forma de ser y de nuestras actitudes podrán los demás ver quiénes y cómo somos.

La siguiente vez que habla la palabra de Bernabé es en libro de Hechos cuando Pablo recién convertido trata de acercarse a los discípulos, pero estos le tenían miedo creyendo que no era un discípulo entonces dice en Hechos 9:27 "Entonces Bernabé, tomándole, lo trajo a los apóstoles, y les contó cómo Saulo había visto en el camino al Señor, el cual le había hablado, y cómo en Damasco había hablado valerosamente en el nombre de Jesús." En esta ocasión Bernabé fue usado por Dios para dar fe y testimonio que Pablo ya no era un perseguidor de los Cristianos, sino que era un discípulo de Cristo, esta actitud en ese tiempo no era fácil tomarla, ya que Bernabé estaba hablando bien de un hombre que necesitaba de alguien que diera testimonio de su cambio y de su transformación.

Bernabé una vez más nos enseña a ser personas que llevan ánimo y que no miran solo lo malo de los demás, sino que hablan lo bueno y la verdad, Bernabé habló de Pablo y le defendió con palabras de afirmación, que llenaron de ánimo y de fe a los discípulos y dice más adelante en el verso 31 "Entonces las iglesias tenían paz por toda Judea, Galilea y Samaria; y eran edificadas, andando en el temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo." pero en todo esto Dios usó como instrumento a Bernabé para que las iglesias tuvieran paz, para que fueran edificadas, anduvieran en el temor del Señor, se acrecentaran y fueran fortalecidos por el Espíritu Santo.