En el momento en que dejes de refrenarte, Dios vendrá a tu encuentro, las puertas se abrirán, las personas apropiadas aparecerán y los recursos serán provistos. ¡Pero has de dar el primer paso!