¿Sientes que hay diferencias insoportables que atormentan tu vida? ¿Consideras que tienes carencias que amargan y causan un profundo desasosiego a tu alma? ¿Hay recuerdos que te torturan hasta el punto de sentirte desfallecer? ¿Estás desalentado de la vida, en tal magnitud que nada pareciera tener sentido? Sólo te puedo decir que nuestro Señor Jesucristo tiene la solución..