Hazte socio de radio solidaria



¿Por qué ahora? ¿Por qué a mí? ¿Por qué de esta manera? Buscamos explicaciones y agarraderas. Llamamos al cielo y encontramos un silencio extraño, como si nuestra voz no fuera escuchada.

Nos falta esa mirada incisiva para reconocer que cuando Dios nos quita algo es para darnos algo mejor. No tenemos la fe madura con la que resulta posible reconocer que si termina una etapa de nuestra existencia es porque está empezando una nueva y mejor.

Parece una teoría hermosa, pero aceptarla en medio de las lágrimas, con el corazón destruido ante una despedida o una pérdida, cuesta. Cuesta, porque no acabamos de comprender la caducidad de la vida terrena. Cuesta, porque no hemos reconocido, seriamente, que Dios es Padre y que todo lo permite para nuestro bien. “Por lo demás, sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman; de aquellos que han sido llamados según su designio” (Rm 8,28).