Hazte socio de radio solidaria



El miedo puede ser un motivador, pero a la vez un desmotivador.. nos paraliza y hace que no hagamos nada..
El temor paraliza nuestros ideales y nuestras metas, porque sentimos que no vamos a ser capaz, que vamos a fracasar, que vamos a tirar la toalla. Allí comienzan las preguntas dudosas: ¿Y si mejor no lo hago?… ¿que tal si me va mal?, ¿Y si me equivoco?, ¿será que puedo?, y es ahí exactamente donde quedamos completamente paralizados, y decimos, mejor no… mejor no lo intento, mejor no me arriesgo.

¿Cuantas veces no hemos pensado de esta manera?, ¿Cuantas cosas hemos dejado de soñar?

Ese miedo paralizante también puede afectar nuestras decisiones hacia el futuro, preferimos estar en el en la zona de confort, en donde no estamos contentos, pero de donde no queremos salir por temor a experimentar algo nuevo y desconocido.

Decidimos no decidir por temor a las consecuencias que podrían venir luego de hacerlo, por temor a enfrentarlas, o por temor a equivocarnos y fracasar.

¿Cuantas decisiones no hemos tomado en nuestra vida por temor?, ¿Cuantas decisiones tenemos en “remojo”, ahí esperando ese anhelado día en el que el temor no nos detenga y podamos tomarlas y así avanzar?