Hazte socio de radio solidaria

Cómo encontramos esta puerta, la cual es la entrada al camino angosto? No la hallamos por ser una persona excepcional, o por hacer algo que nos hace dignos de encontrarla. La encontramos por el simple hecho del amor de Dios y Su misericordia, la cual da un anhelo de hacer el bien en nuestros corazones y nos atrae hacia la dirección correcta.

Pero al momento de ver esa puerta estrecha hay algo por hacer antes de poder andar en el camino angosto, el cual lleva a vida. Pablo lo describe perfectamente en Filipenses 3: 7-8: “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo.”

Esto significa que tenemos que dejar atrás todas las cosas que Dios nos muestra que nos impiden andar en este camino: nuestros propios razonamientos e ideas, la confianza en nuestros propias habilidades, relaciones que nos detienen, nuestro estatus, el honor y el orgullo. Hay que estimarlas como pérdida y basura y dejarlas afuera de la puerta; no hay espacio para dichas cosas en en el camino angosto. Si abrimos nuestros ojos podremos ver al igual que como Pablo el valor de “ganar a Cristo”, y así, que es posible estimar todas las cosas como pérdida.