La libertad no importa

Escrito por el 17 de mayo de 2022

Un informe sobre la persecución de las minorías religiosas, escrito inicialmente para alentar a la Unión Europea a proteger mejor la libertad religiosa y de creencias en todo el mundo, ha quedado muy debilitado antes de ser aprobado por el Parlamento Europeo, según han dicho sus proponentes.

Karol Karski, de Polonia, ha sido el miembro del Parlamento Europeo que dirigió como rapporteur la redacción del informe en el Comité de Asuntos Exteriores de la Unión Europea.

El texto original animaba a la Unión Europea a combatir mejor la intolerancia religiosa, especialmente en los “más de 70 países” donde se están aplicando nuevas leyes que castigan la blasfemia y la apostasía. El documento también subrayaba que la mayoría de las personas perseguidas por su fe en el mundo son cristianos.

Karski y otros parlamentarios que trabajan en el informe criticaron el día antes de la votación en el pleno del Parlamento Europeo (el 3 de mayo), que ciertos grupos políticos habían modificado significativamente el texto, haciendo su contenido menos específico y eliminando la mayoría de referencias al cristianismo. Las enmiendas también agregaron al informe cuestiones que no estaban relacionadas con su propósito original, incluidas críticas a las religiones.

La EEA ve signos preocupantes

“El informe es débil, mucho más débil que los informes anteriores sobre el mismo tema”, dice Arie de Pater, representante en Bruselas de la Alianza Evangélica Europea (EEA, por sus siglas en inglés). “Se han eliminado muchos detalles relevantes mediante enmiendas y se han añadido nuevos matices no tan relevantes”, ha explicado en declaraciones a Evangelical Focus.

El representante de la EEA en Bruselas trabaja a menudo con otros grupos en la promoción de la libertad religiosa y de creencias en Europa y más allá de sus fronteras. “El informe ya no apoya de manera inequívoca a las minorías perseguidas por motivos religiosos o de creencias”, dice, e incluso “acusa a las comunidades religiosas o de creencias de persecución (hacia  personas LGTBI y mujeres, por ejemplo).

Por supuesto, la persecución de las personas LGTBI y las mujeres es abyecta y debe combatirse, pero agregarla a un informe como este no hace justicia ni a la persecución de las minorías religiosas, ni de las personas LGTBI, ni de las mujeres. La combinación de los dos socava la atención justificada a la libertad de religiosa y de creencias”, asegura De Pater.

El tema del informe original “debería ser tomado más en serio tanto por el Parlamento Europeo como por la Comisión Europea”, dice De Pater, quien señala detalles preocupantes como que el informe altera “a menudo” el orden de lo que oficialmente se conoce como FoRB (en inglés, freedom of religion or belief) “hablando de ‘libertad de creencia o religión’ en lugar de ‘religión o creencia’”.

Lo que más preocupa al representante de la EEA es que “este informe es un indicio serio de que los seguidores de una religión o creencia ya no son reconocidos ni respetados como beneficiarios del mismo derecho humano, la libertad religiosa y de conciencia, sino presentados como competidores entre sí”. “Este concepto erróneo amenaza todo el alcance y propósito de este derecho humano fundamental”, señala.

Todavía sin enviado europeo para la libertad religiosa y de conciencia

Este último informe del Parlamento Europeo sobre las minorías religiosas fuera de sus fronteras llega en un momento en el que la Unión Europea sigue teniendo vacante el puesto de Enviado Especial para la Libertad Religiosa y de Conciencia.

Tanto ONGs como eurodiputados han pedido en reiteradas ocasiones a la Comisión Europea que buscara un sustituto para el eslovaco Jan Figel’, cuyo mandato en esta función expiró en 2019.

Durante dos años, la Comisión pareció incapaz de elegir un sucesor, hasta que finalmente eligió al chipriota Christos Stylianides en mayo de 2021. Sin embargo, Stylianides dejó el cargo solo medio año después. Los expertos en el campo a menudo han expresado su frustración por lo que ven como una falta de interés por parte de la Comisión Europea respecto a la libertad religiosa y de conciencia.


Canción actual

Título

Artista