Mentiras tecnológicas

Escrito por el 6 de febrero de 2024

Un empleado de una compañía financiera hongkonesa transfirió recientemente 23,7 millones de euros a lo que él creía que era la filial de su empresa en el Reino Unido. Los estafadores usaron la tecnología deepfake para hacerse pasar por el director financiero y otros colegas en una videoconferencia, según ha informado la policía de Hong Kong.

«(En la) videoconferencia con múltiples personas, resulta que todos eran falsos», explicó el superintendente jefe Baron Chan Shun-ching en declaraciones a la emisora pública de la ciudad, RTHK, de las que se ha hecho eco la CNN.

La policía de Hong Kong no ha revelado ni el nombre de la empresa estafada ni tampoco el del trabajador. Aunque aseguró en una conferencia de prensa celebrada el pasado viernes que ya se han efectuado seis arrestos en relación con el caso.

Cómo sucedió

Según explicó el superintendente Chan, el incidente arrancó cuando el empleado recibió un mensaje que supuestamente procedía del director financiero de la empresa del Reino Unido. El mensaje solicitaba hacer una transferencia monetaria en secreto, lo que hizo sospechar al empleado de que podía estar ante una estafa por correo electrónico para obtener datos confidenciales de la empresa.

Sin embargo, esas sospechas desaparecieron tras la llamada. Según explica el policía, el empleado vio y habló con el supuesto director general de la empresa del Reino Unido, así como con otros de sus empleados que estaban en la videollamada.

El estafado, dice Chan, aseguró reconocer el aspecto y el tono de voz de sus colegas en la videollamada, así que bajó la guardia y realizó una transferencia por un valor de 200 millones de dólares hongkoneses (23,7 millones de euros) como le habían pedido.

Este caso se suma a otros similares que ya están empezando a florecer y que serán más frecuentes con la facilidad de uso y el rápido avance de las nuevas inteligencias artificiales generativas.

Como ya contamos en el episodio de Control Z: El fin de la Realidad, las imágenes desarrolladas con tecnologías son ya indistinguibles de la realidad y pueden tener un impacto devastador en la próxima década si no se toman medidas.

Un empleado de una compañía financiera hongkonesa transfirió recientemente 23,7 millones de euros a lo que él creía que era la filial de su empresa en el Reino Unido. Los estafadores usaron la tecnología deepfake para hacerse pasar por el director financiero y otros colegas en una videoconferencia, según ha informado la policía de Hong Kong.


Continuar leyendo

[No hay estaciones de radio en la base de datos]