Minoría cristiana

Escrito por el 21 de junio de 2022

Este pasado 16 de junio se ha celebrado en Madrid la presentación del European Christian Political Movement (ECPM), que cuenta en la actualidad con cuatro eurodiputados.

Con una nutrida representación de entidades afines o interesadas, en su mayoría españolas, explicó su presidente Valeriu Ghileţchi que “ECPM es el único partido político europeo que promueve explícitamente los valores cristianos en la política. Nuestro movimiento reúne a personas, partidos y organizaciones con ideas afines de toda Europa”.

Ghileţchi, que es además pastor bautista en Moldavia, explicó cómo surgió ECPM en 2005 como un movimiento de políticos cristianos, para terminar como partido político europeo y logrando escaños de eurodiputados.

Sus fines centrales se basan de forma explícita en una cosmovisión bíblica, incluyendo la dignidad humana (desde la concepción hasta la muerte), una política económica que prime a las personas sobre los beneficios económicos, la lucha contra la trata y en favor del abolicionismo, el apoyo a la familia natural, la soberanía de las naciones, la defensa de las libertades, y en especial preservar y promover la cultura y el patrimonio cristiano europeo.

ECPM tiene miembros y asociados de toda Europa. Los miembros son partidos políticos registrados (unos 20 en la actualidad) y miembros de parlamentos nacionales. Los asociados son organizaciones, entre ellas la Alianza Evangélica Europea. En una forma u otra, dijo, es básica la identidad cristiana explícita, algo que es esencial y un trabajo constante para salvaguardarla, explicó Ghileţchi. Con un gran número de evangélicos, también forman parte ortodoxos y católicos.

ECPM en España

En España el único miembro de ECPM es “Contigo Más”, partido de creciente creación. Su secretario general Juan Carlos Abellán fue el anfitrión de este encuentro en Madrid, y coordinador de la presentación.

Contigo+ es un partido transversal que se identifica con los fines y principios de la ECPM, enfatizando la necesidad de participación de la sociedad civil en la política.

Preguntado sobre en qué se distinguiría de un partido como Vox, con el que coincidirían algunos aspectos, respondió que lo primero sería preguntarse “si Vox es un partido de identidad cristiana”, ya que en ninguna parte consta como tal; y que también habría matices importantes, como por ejemplo en políticas sociales y en el trato a los inmigrantes entre otros.

Por otro lado, informaron, tampoco se ha pedido a Vox -ni ha sido solicitado por este partido- la membresía en ECPM.

“Bases de la política cristiana”

Leo van Doesburg, Director de Políticas y Asuntos Europeos del ECPM, compartió una reflexión sobre las bases de la política cristiana (“The basics of christian politics”).

Partiendo de los orígenes de la democracia cristiana en el siglo XIX, resaltó su papel en la defensa de la justicia social ante el capitalismo emergente, partiendo del ser humano como “imagen de Dios”.

Otro principio básico, dijo, es la separación Iglesia-Estado, que posteriormente se ha deformado negando a los cristianos la participación en la vida pública (algo que ha reconocido el Consejo de Europa).

Un gran aporte, explicó, fue la idea de las distintas esferas (familia, iglesia, poder político, judicial…) interrelacionadas pero soberanas.

Enfatizó la necesidad de un Estado de Derecho, entendiendo la justicia como una defensa de la Ley pero también de la justicia social con los más débiles.

Otro aspecto fundamental que mencionó es la responsabilidad ante el otro, relacional. En lo personal y con el entorno y la naturaleza; implicando ser buenos administradores (eficaces, honrados, “como para Dios”).

Finalmente, defendió lo esencial de las libertades, no como un “hacer lo que quiero”, sino como interacción responsable.

Por último, lamentó que las raíces claramente cristianas en el nacimiento de la Unión Europea se hayan obviado primero y negado después, siendo “algo a recuperar en nuestra cultura”.


[No hay estaciones de radio en la base de datos]