¡Los momentos difíciles no son eternos! Son como tempestades, sólo duran un momento.

Dios te toma de la mano, y sin darte cuenta, te consuela y te alivia en tus tiempos más difíciles