Gastroenteritis vírica

Escrito por el 15 de mayo de 2023

La gastroenteritis viral es una infección intestinal que incluye la presencia de signos y síntomas como diarrea acuosa, calambres estomacales, náuseas o vómitos y, a veces, fiebre.

La forma más frecuente de desarrollar gastroenteritis viral (con frecuencia llamada gripe estomacal) es a través del contacto con una persona infectada o mediante el consumo de alimentos o agua contaminados. Si tienes buena salud, probablemente te recuperarás sin complicaciones. Sin embargo, la gastroenteritis viral puede ser mortal en el caso de bebés, adultos mayores y personas con el sistema inmunitario comprometido.

No existe un tratamiento eficaz para la gastroenteritis viral, por lo que la prevención es fundamental. Evita los alimentos y el agua que puedan estar contaminados y lávate las manos muy bien y con frecuencia.

Síntomas

Aunque comúnmente se la denomina gripe estomacal, la gastroenteritis no es lo mismo que la gripe. La gripe (influenza) afecta solo al sistema respiratorio: la nariz, la garganta y los pulmones. Por otra parte, la gastroenteritis ataca a los intestinos, lo que produce signos y síntomas como los siguientes:

  • Diarrea acuosa, a menudo sin sangre. Por lo general, la diarrea con sangre supone que tienes una infección diferente y más grave.
  • Náuseas, vómitos o ambos.
  • Dolor y calambres estomacales.
  • Dolores musculares o dolores de cabeza ocasionales.
  • Fiebre baja.

Según la causa, los síntomas de la gastroenteritis viral pueden aparecer entre uno y tres días después de contraer la infección y pueden variar de leves a graves. Por lo general, los síntomas solo duran uno o dos días, pero a veces pueden durar hasta 14 días.

Debido a que los síntomas son similares, es fácil confundir la diarrea viral con la diarrea ocasionada por bacterias, como la «Clostridioides difficile», la salmonela y la «Escherichia coli», o parásitos como la giardia.

Cuándo debes consultar con un médico

Si eres adulto, llama a tu proveedor de atención médica en los siguientes casos:

  • Si no puedes retener líquidos en el estómago por 24 horas
  • Si tuviste vómitos o diarrea durante más de dos días
  • Si tienes vómitos con sangre
  • Si estás deshidratado: los signos de deshidratación incluyen sed excesiva, sequedad en la boca, orina de color amarillo oscuro o poca cantidad o nada de orina, y debilidad, mareos o aturdimiento graves
  • Si observas sangre en las deposiciones
  • Si tienes dolor intenso de estómago
  • Si tienes fiebre superior a los 104 °F (40 °C)

En el caso de bebés y niños

Consulta con el proveedor de atención médica de inmediato si tu hijo:

  • Tiene fiebre de 102 ºF (38,9 ºC) o más
  • Parece estar cansado o muy irritable
  • Siente mucha molestia o dolor
  • Tiene diarrea con sangre
  • Parece estar deshidratado: presta atención a los signos de deshidratación en bebés y niños enfermos al comparar la cantidad de líquido que beben y orinan con la cantidad que es normal para ellos. También mantente atento a signos como tener la boca seca, tener sed o llorar sin lágrimas

Si tienes un bebé, recuerda que, aunque es posible que la regurgitación sea un hecho cotidiano para él, los vómitos no lo son. Los bebés vomitan debido a varias razones, muchas de las cuales pueden necesitar atención médica.

Llama al médico de tu bebé de inmediato si:

  • Vomita con frecuencia
  • No mojó el pañal en seis horas
  • Tiene heces con sangre o diarrea intensa
  • Tiene un punto blando y hundido (fontanela) en la parte superior de la cabeza
  • Tiene la boca seca o llora sin lágrimas
  • Está más cansado o somnoliento de lo normal o no reacciona como lo haría normalmente


[No hay estaciones de radio en la base de datos]